Meat Puppets + Rojo Omega, Sala El Sol (Madrid), 2012

Los pies de mi tío Andrés

El jueves 20 de diciembre de 2012, la banda de rock alternativo Meat Puppets llegó a Madrid como parte de su primera gira por España en sus más de 20 años de carrera musical. El sitio en el que tuvo lugar el evento: la Sala Sol (Calle Los Jardines, 3). Es curioso como una banda que tuvo su momento de gloria en los años 90, época en la que realizó tours por todo el mundo y compartió cartel con grandes del rock como Stone Temple Pilots o Nirvana (en el MTV Unplugged In New York), estén actualmente tocando en salas de igual aforo que en sus comienzos. Eso sí, es una gran ventaja para los seguidores de la banda.

Azul Alpha

Bruno, de Rojo Omega, con su Gibson

Rojo Omega fue el grupo que abrió esa noche, una banda madrileña con más de 10 años de conciertos, con un rock and roll muy influenciado por el primer punk (la camiseta de los Sex Pistols de su guitarrista y la pegatina de los Ramones del bajista lo demuestran). Con canciones como “Tu Verdad” o “Capaz de Todo” arrancaron al público muchos aplausos y algún que otro cuerno de sus manos.

Tocad marionetas, tocad

  Curt Kirkwood, vocalista y guitarra de Meat Puppets, dándole un lección a su hijo

Y poco más de un cuarto de hora de espera dio como resultado la aparición de los dos hermanos Kirkwood, Curt y Cris, junto a Elmo, hijo del primero y el baterista Shandon Sham. Tras una breve introducción se desató el potencial de esta veterana banda con su clásico “Lake of Fire”. Este es uno de esos casos en que la edad y la experiencia, en vez de desgastar a las personas, las hace más fuertes. A medida que sonaban temas como “Oh Me”, “Backwater”, “Shave It”, “Incomplete” (estos dos de su último álbum Lollipop) estaba clara que el concierto iba a ser memorable. Cuanto más se animaba el público, más a gusto se sentían ellos en el escenario y con la versión del cantante country Doug Sham, “Hey Baby Que Paso” se ganaron por completo a los presentes.

Ríete, sí, pero cuando te mires la bota...

  Cris Kirkwood, tan excéntrico como buen bajista

Otro de los momentos clave de la noche fue cuando interpretaron “Plateau”. Es una de las experiencias más maravillosas poder escuchar en directo una canción tan oída en disco. Junto a esta, “The Whistling Song”, “Coming Down” o la genial “Sam” fueron deleitando a todos los que pagaron su entrada en esa sala. Una merecida ovación tras su última “Walking Boss”, de un público plenamente satisfecho por el show que acababan de admirar. Técnicamente impecables, tan buenos como se esperaba de ellos y ni una sola referencia al fin del mundo. Así da gusto.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: