El Viento (“The Wind”), Victor Sjöström, 1928

El Viento (“The Wind”), Victor Sjöström, 1928..

El director de cine sueco Victor David Sjöström, considerado como uno de los maestros realizadores mudos, no solo en su país, sino de en toda la historia del cine, dirige esta adaptación de la novela de Dorothy Scarborough. Tras dirigir más de 50 películas y actuar en más de 40 durante los años que trabajó en Suecia, emigró a EE.UU. en busca de más fortuna. Atrás dejó grandes films como Los Proscritos (“Berg-Ejvind och hans hustru”, 1918), El Monasterio de Sendomir (“Klostret i Sendomir”, 1920) o esa obra maestra llamada La Carreta Fantasma (“Körkarlen”, 1921).

Una vez en Hollywood seguiría manteniendo la calidad de su producción anterior, pero dirigiendo películas destinadas a ser consumidas por un público más amplio, un público norteamericano (o lo que es lo mismo, a todo tipo de público). Cambió su apellido para la ocasión, transformando su Sjöström por un más americano Seastrom.

La película que nos ocupa es El Viento (“The Wind”, 1928) rodada en el desierto del Mojave y con una Lillian Gish en estado de gracia que, a pesar de que parece que en pantalla tenga apenas la mayoría de  edad, rondaba los 35 años en el momento del estreno (13 de noviembre de 1928). Puede ser adscrita al llamado woman’s film (cine de mujeres), género cinematográfico en que el papel protagonista en la historia es una mujer, que jugaría el rol de aspirante a heroína del relato. Eran películas dirigidas para mujeres y en ocasiones rodadas por mujeres o, como en este caso, basadas en la obra de una mujer.

La película es un drama (pues la fuente de la acción es el terror femenino de ella al viento) pero también tiene tintes de romance (el amor y el rechazo al personaje masculino, Lige Hightower), lo que la configuraría como un melodrama. Además, la influencia del romanticismo en esta película queda marcada por el conflicto simbólico que existe entre el hombre y la naturaleza.

El film arranca desde el punto de vista narrativo favorable al hombre y la mujer se presenta desde el punto de vista de este, convirtiéndose en objeto de deseo. No obstante, la narración delegada no tardará en pasar a la mujer. El conflicto dramático de Letty, la aspirante a heroína del relato, con el viento (simbolizado por los caballos salvajes, su desenfreno) se repetirá a lo largo del relato hasta que se enfrente a él, a su miedo y pueda, tras la secuencia clímax, convertirse en heroína. O morir en el intento, como era el final previsto en un principio para esta película. La fijación por el final feliz en el Hollywood de la época provocó el cambio en el  desenlace.

Apuntar por último que Victor Sjöström, tres años antes de morir protagonizó la aclamada road movie del también sueco Ingmar Bergman Fresas Salvajes (“Smultronstället”, 1957).

No he sido capaz de encontrar la película para verla online, pero existe alguna copia decente. Una de ellas puede ser descargada vía torrent haciendo click en el onírico caballo blanco:

El Viento (“The Wind”), Victor Sjöström, 1928.

Los subtítulos para esta versión de la película pueden descargarse aquí

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: